Característico de nuestra tierra, inconfundible, exquisito. Y, sobre todo, nutritivo y saludable.

Proteinas de calidad
Ricos en vitaminas y minerales
Bajo contenido en grasa
El Chosco de Tineo es un preparado cárnico de alta calidad,
como el jamón ibérico 100% de bellota o la cecina de León. Se elabora a partir de cortes de carne de cerdo (cabecero de lomo y lengua) ricos en proteína y bajos en grasa. Además, su ingesta nos proporciona una buena dosis de vitaminas y minerales.
La carne de cerdo, por sus características nutricionales, es uno de los productos típicos de la Dieta Mediterránea. Y la Dieta Mediterránea es uno de los patrones alimenticios con mayor evidencia científica en cuanto a beneficios para la salud.
La Dieta Mediterránea, en realidad, recoge tanto una forma de alimentarse como un estilo de vida saludable ligado a ese hábito: entre otros aspectos, tradiciones, conocimientos, competencias culinarias, técnicas de conservación y transformación de alimentos… Por todo en conjunto, fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en el año 2010.
El Chosco de Tineo se integra perfectamente en ella, tanto por sus cualidades nutricionales como por elaboración tradicional, regulada por el sello de garantía IGP.

Preparado a partir de magro de cerdo, pimentón y ajo, aúna los beneficios de estos tres ingredientes:

  • La carne de cerdo es muy nutritiva y saludable: aporta importantes cantidades de proteína de calidad y es una buena fuente de vitaminas A, B1, B3, B6 y B12, hierro, zinc, fósforo y potasio. Su contenido en grasa es moderado y predominan los ácidos grasos monoinsaturados: es decir, los buenos.
  • El pimentón contiene mucho hierro, vitamina C, A, E, B1, B2, B3 y B6, además de fósforo, magnesio, potasio, calcio, ácido fólico, carotenos, betacarotenos y capsantina. Es un potente antioxidante, favorece la formación de colágeno, refuerza el sistema inmunológico y tiene poder analgésico contra la artritis y el reuma.
  • A pesar de que se emplea en pequeñas cantidades, el ajo aporta proteínas vegetales, zinc, fósforo, calcio, hierro, y vitaminas C, B1, B2 e incluso algo de vitamina A. Es rico en compuestos azufrados, compuestos fenólicos, polifenoles y fitoesteroles, todas ellas sustancias con numerosas propiedades desde el punto de vista cardiometabólico y elevado poder antioxidante. Refuerza las defensas, combate las infecciones, ayuda a eliminar toxinas, mejora la circulación sanguínea, reduce el nivel de grasas en sangre, normaliza la tensión arterial alta, normaliza los niveles de glucosa, es expectorante, regula la función tiroidea y posee importantes efectos anticancerígenos.

En cuanto a sus valores y características nutricionales, no podemos dejar de destacar tres aspectos importantes:

  • No engorda. Tiene un aporte calórico moderado, por lo cual resulta apto para dietas de pérdida y control de peso. De hecho, 100 gr de Chosco de Tineo contienen unas 234 kilocalorías, menos que el jamón ibérico o el lomo ibérico.
  • Alimenta. Es una buena fuente proteica: 24,4 gramos de proteínas de alto valor biológico por cada 100 gr de producto. Por lo tanto, es un alimento adecuado para deportistas, personas mayores y para la dieta infantil.
  • Sin alérgenos. No contiene aditivos como almidones o lactosa y tampoco azúcares libres e intrínsecos. De modo que es apto para intolerantes a la lactosa, alérgicos a las proteínas lácteas y diabéticos.

 

¡No son pocas las razones para deleitarse con el Chosco de

Tineo IGP!

Para ahondar en ellas, te recomendamos el artículo exhaustivo que el Doctor Ramón de Cangas (Vicepresidente Mundial de la Sociedad Científica Internacional SIISDET y Académico de Número de la Academia Española de Nutrición Humana y Dietética, entre otros cargos) ha elaborado sobre el Chosco de Tineo. Puedes leerlo en nuestro blog.